Now Playing Tracks

Hace mucho no me corto. Deje de hacerlo. Ahora digo que es patético. No porque lo sea, sino porque debo. Al pasar del tiempo me di cuenta que entre más sonrisas y menos cortadas poseía, la gente notaba un cambio en mí. Me di cuenta que así dejaban de criticar, de preguntar. Pero esa tentación de descargar con el filo de aquél bisturí el llanto que llevo dentro, siempre persiste. Y es que las marcas en la piel desaparecen, la sonrisa brilla, pero las cicatrices dentro quedan, y la mirada delata.

We make Tumblr themes